Montealegre Bustamante, Mariano

Nombre al nacer Montealegre Bustamante, Mariano
Sexo masculino

Narrativa

Don Mariano Montealegre Bustamante comienza a trabajar en la Factoría de Tabacos de León, Nicaragua el 1 de abril de 1802. El 15 de diciembre de 1804 pasa a la Factoría de San Salvador como
Oficial Escribiente y; aparece en Costa Rica el 27 de Julio de 1809 para ocupar el puesto de Contador-Interventor en la Factoría de Tabacos, lo que equivalía a ser el segundo al mando después del Factor.

Jorge Francisco Sáenz explica que en este cargo don Mariano:

"tenía bajo su custodia las llaves de los almacenes y de las arcas de la Factoría, llevaba las cuentas del movimiento económico y de la entrada y salida de tabacos. Junto con el Factor supervisaba las exportaciones y envíos de tabaco a las tercenas o establecimientos donde se vendía el producto, se encargaba de la correspondencia, firmaba libranzas y guías, visitaba galeras y ayudaba a investigar fraudes".

Desde el 5 de octubre de 1813 se desempeñó en forma interina como Factor de Tabacos y Administrador de Correos, tomando el cargo en propiedad a partir del 22 de febrero de 1818.

En 1815 figura entre los quienes se comprometer a dar una contribución por tres años para la fundación y sustento de la Casa de Enseñanza de Santo Tomás, don Mariano ofreció 25 pesos. Más tarde el 17 de mayo de 1817 se vuelve a comprometer a esta causa, pero esta vez junto con Manuel García Escalante, Camilo de Mora, Félix Bonilla, Desiderio Selva, Miguel Carranza, Manuel Antonio Aguilar, Rafael y Lorenzo Blanco, Anselmo Aguilar, Nicolás Montero, Francisco Arrieta y el Presbítero Manuel Alvarado, ofrecieron mediante escritura pública otorgada ante el Alcalde 2º don Hilario Zeledón, sostener la Cátedra de Filosofía que se impartía en la "casa de enseñanza pública de Santo Tomás".

Para 1817 también don Mariano tenía a su cargo la administración del ramo del papel sellado. En estos días su sueldo anual en la Factoría de Tabacos era de 1000 pesos.

Participó don Mariano junto a un grupo de vecinos de San José en levantar a sus expensas un oratorio dedicado a Nuestra Señora de las Mercedes; en 1819 ellos mismos hacen las gestiones para fundar una Cofradía a la misma Señora.

Siendo Factor de Tabacos recibió un oficio de la Dirección General de la Renta en que le comunican la Independencia jurada en Guatemala, por lo que convoca a una junta al Interventor y al Fiel de los Almacenes y acuerdan que lo prudente es adherirse al movimiento independentista. Ya antes, el 14 de octubre de 1821, don Mariano había participado en la sesión del Ayuntamiento de San José en que se conoció la declaración de la independencia, votando con la mayoría para que la provincia se adhiriera a la posición tomada por la Diputación Provincial de León.

Fue agente pesquisidor de la conducta de los forasteros que ingresaban a Costa Rica o de los que su conducta fuera sospechosa. Esto le permitió entrabar amistad y confianza con muchos de ellos y fue así como fungió de apoderado, entre otros de: Richard Trevithick, John Mair Gerard, Alfonso Dumatray, Santiago Millet y John Hale.

El 10 de mayo de 1823, la Junta Superior Gubernativa lo nombra miembro de la Junta de Residencia con don Manuel García Escalante, don Manuel Alvarado y don Juan Mora Fernández.

Luego de la independencia, en mayo de 1823 la Junta Gubernativa lo nombra como Enviado con la misión de viajar a León y Granada a tratar asuntos como la convocatoria de Guatemala al Congreso Federal, las relaciones recíprocas y la incorporación del Partido de Nicoya a Costa Rica, la idea era concertar un tratado "con el objeto de restablecer la unión del Reino y de organizar su régimen y constitución, y para arreglar entretanto las relaciones recíprocas entre esta Provincia y la de Nicaragua. " Don Mariano en un primer momento rechazó este cargo pero que terminó aceptando debido a la insistencia del Gobierno.

Don Mariano partió para Nicaragua a principios de julio de 1823 y regresó en diciembre de ese mismo año. Fruto de su misión fueron la firma de los tratados “Montealegre-Velasco” y “Montealegre-Solís” que, de acuerdo con Sáenz Carbonell, cronista por excelencia de nuestra historia diplomática, fueron los primeros dos tratados de la historia de Costa Rica.

Al integrarse Costa Rica a la Federación de las Provincias de Centro América en 1824, cada Estado debía elegir sus autoridades, en Costa Rica resultó electo don Juan Mora Fernández como primer Jefe de Estado y don Mariano como primer Vicejefe de Estado, cargo que mantuvo por un año.

También en 1824 formó parte de la Comisión Dictaminadora para evaluar la posibilidad de solicitar una porción de los fondos de un préstamo que gestionaba el Gobierno Federal con la firma "Bailly" o si era más conveniente solicitar un préstamo exclusivo para Costa Rica, también debían aconsejar a la Asamblea y al Ejecutivo sobre la cantidad y los usos. En esta Comisión también participaron don Braulio Carrillo, don José Rafael Gallegos, el Pbro. José María Arce, don Joaquín Mora, don Joaquín Rivas y Mr. George Stiepel.

Don Mariano no estuvo ausente de la pasión que desató la posibilidad de encontrar minerales preciosos en los montes del Aguacate. Denunció al menos dos minas en sociedad con don Manuel Aguilar Chacón: “El Salitral” y “El Corralillo”.

En 1828 aparece vendiendo algodón.

Miembro de la Tertulia del Padre Arista, grupo que rendía tributo a la libertad de imprenta y que organizó una gran celebración con motivo de la promulgación de la ley federal del 17 de marzo de 1832 que con un criterio muy amplio reglamentaba los derechos de la libre expresión. La fiesta inició con una "procesión solemne" desde la quinta de Montealegre hasta la casa del Padre Arista, en que se cargaron varios ejemplares de la Ley. Un dato curioso de esta celebración es rescatado por doña Marjorie Ross de Cerdas, para su historia de la cocina costarricense en la gran obra “Al Calor del Fogón”, tomado a su vez de las Páginas de don Manuel de Jesús Jiménez, cuando nos cuenta los platillos que se consumieron en la casa de don Mariano durante esta celebración, dice así:

"la tradición recuerda que corrieron entonces de mano en mano las garrafas de mistela de leche, y las vasijas con limonada, las quesadillas, los chiquiadores y los suspiros, las tanelas, el manjar y el tamal de olla, los zapotillos, los rosquetes y encanelados, y muchos otros bocadillos más".

A don Mariano lo encontramos en muy diversas situaciones como aportando 1000 pesos para los empréstitos forzososde Carrillo y Morazán. U Opinando que el camino a Matina impulsado por Carrillo era un desperdicio de recursos. También fue prestamista.

Fue uno de los grandes impulsores del cultivo del café en Costa Rica. Desde 1830 compró tierras en Mata Redonda, la primera noticia de estas compras la tenemos fechada el 6 de octubre de 1830 en que por 215 pesos compra a Pedro José Montero un potrero en Mata Redonda, lindante con el río Torres al norte y la Sabana al sur, una parte de esta propiedad era del “común” y se remató a favor de don Mariano. Luego el 2 de mayo de 1831 compró a José Antonio Ulloa Hernández un potrero por 340
pesos que colindaba al este con la calle que va para la Uruca, por el norte río de Torres y por el oeste y
el sur con terrenos que ya pertenecían a don Mariano. Estas tierras fueron las que conformaron la finca "La Ilusión". Luego, en 1839 compró un cafetal en Mata Redonda llamado “La Amistad” ubicado al norte de La Sabana a Manuel Aguilar en $7000. Para 1841 también tiene un cafetal en La Uruca; "El
Desengaño" que se extendía desde al Asilo Chapuí hacia el oeste hasta llegar a La Sabana prácticamente todo el Paseo Colón - en estas tierras era donde tenía su residencia, la cual se ubicaba
exactamente donde comienza la avenida 10, frente al Gimnasio Nacional. En 1939 aún se mantenía en
pie y en la obra de don Alberto Quijano Quesada, 'Costa Rica Ayer y Hoy' podemos apreciar su fotografía junto con una del mismo don Mariano. Nos cuenta don Alberto que en esta casa se llevaban a cabo las más elegantes fiestas sociales y era sitio preferido de reunión para los extranjeros que visitaban el país.

Partidario de Morazán, quien en 1831 lo había nombrado jefe de la Factoría de Tabacos. Hizo amistad con él e incluso fue su confidente horas antes de ser ejecutado el 15 de setiembre de 1842, regalándole en esa oportunidad una cigarrera de plata que años más tarde conservaba su nieto Juan Montealegre Gallegos.

Fue uno de los pocos asistentes a su funeral, los otros fueron los hermanos Juan y Joaquín Mora Fernández y Rafael García Escalante.

Con Morazán se encontraba su joven hijo Francisco Morazán Moncada, quien al quedar huérfano en Costa Rica, fue acogido por la familia Montealegre, quienes lo enviaron a Chinandega donde don Mariano Montealegre Romero, quien prácticamente lo adoptó y lo trató como a uno de sus propios hijos, al punto que Francisco Morazán Moncada está enterrado junto con los Montealegre en el Cementerio de Chinandega, Nicaragua.

En 1836 le otorgó un poder a Don Manuel Aguilar para que recogiera en Guatemala los bienes que le correspondían a raíz de la muerte de su madre [adoptiva] doña Josefa Bustamante.

En 1838 figura como Agente de la Compañía Minera Anglo Costarricense, en esa condición compró a don Ventura Espinach la mina “La Misericordia” y el ingenio “La Concepción”.

En 1840 tenían una propiedad en la esquina que ocupó Radio Monumental durante mucho tiempo, en la calle 2 y avenida central.

El 2 de noviembre de 1843 terminó de escribir un trabajo que tituló "Formas de Gobierno a partir de la
Independencia ", dos semanas antes de morir.

Testó don Mariano el 27 de febrero de 1838 en San José, Costa Rica. Presentó Codicilo el 2 de agosto de 1839 en San José, Costa Rica. Estos documentos los presentó en forma mancomunada con su esposa.

Murió en la madrugada del 18 de noviembre de 1843 en San José, Costa Rica. Sepultado el 19 de noviembre de 1843. El doctor don José María Castro Madriz empezó el discurso fúnebre diciendo: "Señores, Montealegre ha muerto".

 

 

Narrativa

Don Mariano Montealegre Bustamante, antes de casarse, tuvo una aventura pasional con Petronila CASTILLO (quien a su vez era hija de otra aventura romántica entre Fray Luis de San Martín y Soto y María Cecilia Castillo Villagrá; nieta paterna de José Antonio de San Martín y Soto Zamora y Josefa Cabezas Guerrero; nieta materna de Juan Nicolás Castillo Solano y Margarita Villagrá).

De esta relación quedaron dos hijas que don Mariano, que con la visión que lo caracterizaba, logró casar con dos recién llegados a Costa Rica, inmigrantes progresistas que trajeron mucho bien al país fomentando nuevas actividades comerciales.

Eventos

Evento Fecha Lugar Descripción Fuentes
Nacimiento hacia 1782 Guatemala    

Padres

Parentesco con la persona principal Nombre Fecha de nacimiento Fecha de defunción Parentesco dentro de esta familia (si no es por nacimiento)
Padre Montealegre Balmaceda, Mariano Ignaciohacia 1758hacia 1800
Madre , Paula
         Montealegre Bustamante, Mariano hacia 1782
 
Padre Montealegre Balmaceda, Mariano Ignaciohacia 1758hacia 1800
Madrastra Romero Sáenz, Manuela Casimira
 
Montealegre Balmaceda, Ignaciohacia 1758entre 1801 y 1802
Madrastra Bustamante Coronado, Anna Rufina Josefa1772-07-191835-09-25
         Montealegre Bustamante, Mariano hacia 1782 (Adopted, Adopted)
 
Montealegre Balmaceda, Ignaciohacia 1758entre 1801 y 1802
Madrastra Rueda Cárdenas, Isidora
    Hermanastro     Montealegre Rueda, Juan 1783-08-01

Familias

Family of Montealegre Bustamante, Mariano and Castillo, Petronila

No casados Pareja Castillo, Petronila ( * hacia 1780 + 1857-09-05 )
  Hijos
Nombre Fecha de nacimiento Fecha de defunción
Castillo, Magdalenahacia 18101875-09-08
Castillo, Antonia Rita de Jesúshacia 1813antes de 1866-05-11

Mapa de la familia

Mapa de la familia